Entrada destacada

Fines de semana de MTB en Cameros

El otoño ya está aquí y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Durante los fines...

domingo, 1 de mayo de 2011

San Tirso y la senda del Nacedero

Preciosa, dura y muy técnica ruta por la sierra de Cantabria, donde bajamos una de las sendas más dificil que yo conozco, la senda del nacedero de kripan.

La verdadera ruta comienza en Meano, pero Fran y yo saliamos de Logroño, con lo que primero subimos la pista tradicional hasta las faldas del león dormido, muy bonito en esta época primaveral y verde.


En Meano comienza "lo bueno", lo que nos gusta, la montaña. Recogemos a Oscar que se nos junta allí y seguimos dirección el bonete y ermita de San Tirso, ladeando la pared rocosa que es la sierra de cantabria en esta zona. Tras un tramo sencillo llaneado, cogemos una pista no muy buena que nos va subiendo hacia el puerto del palo, donde cerca de la cumbre entramos en un precioso hayedo, con las hojas recién estrenadas por primavera:



En el hayedo acaba la pista y por una senda con gran pendiente cruzamos el puerto del palo (así le llama Javi Urrutia en Mendikat, y si lo dice la biblia de las montañas...). Por este puerto pasamos a la cara norte de la sierra de cantabria, y continuamos dirección San Tirso por la senda.


La senda comienza a subir y se vuelve estrecha y técnica, muy dificil subir montado. Yo lo intenté y conseguí subir más que nunca, pero no podía mantener el ritmo necesario y acabé claudicando... es realmente una subida muy dura y técnica, un buen reto si estás en muy buena forma. Tras darlo todo llegamos fundidos a San Tirso, donde la niebla no nos deja contemplar las enormes vistas que hay desde este lugar, otro día será.


Tras parar, respirar y almorzar un poco, volvemos sobre nuestras pedaladas bajando por la senda. Divertida y no muy técnica, se puede correr en varios tramos, aunque algún paso técnico tiene para no confiarse...


Tras volver a cruzar el puerto del palo por la misma senda que habíamos subido, enseguida nos desviamos por una senda poco marcada dirección oeste, la cual va ladeando sin dificultad, aparte de un gran tronco caido... esta senda nos deja admirar el precioso hayedo:

Y tras llegar cerca del final del hayedo comienza la bajada. Una senda de gran pendiente con escalones y raices, y en un ambiente espectacular.


La senda es de gran dificultad, de lo más dificil que yo conozco. La pendiente es enorme en tramos largos y está aderezada con escalones formados por raices. Hace dos años fue la primera vez que bajé por aquí, y hasta ahora no había vuelto porque aquel día bajamos andando más que montados. Ayer el terreno estaba algo más seco y agarraba más, lo que sumado a nuestra mejor técnica hizo que bajásemos la mayor parte montados. Oscar, que está pletórico bajando, pasó prácticamente todo, no se si dejó algún tramo, pero la verdad es que realmente es una bajada dificil. La siguiente foto la hice en una parada que hicimos para quitar un tronco de haya caido en medio de la senda, y creo que muestra la gran pendiente de este tramo...


La bajada continua y tras pasar las zonas más difíciles va mejorando, aunque sigue siendo bastante ténica...


La senda acaba saliendo al área recreativa de "El Nacedero". Desde allí continuamos bajando por la pista y enseguida nos desviamos para coger la calzada romana, o lo que queda de ella, una senda ya en terreno abierto que nos lleva al pueblo de Kripan.


Desde aquí vuelta para casa, con la sensación de habernos superado en otro gran día de bici y montaña.


Todas las fotos:

https://picasaweb.google.com/albbike/SanTirsoYLaSendaDelNacedero#slideshow/5601711864171544370

Nos vemos.

2 comentarios:

  1. Para mi es la ruta mas bonita que he hecho, y ahora que estan las hojas verdes he visto la senda preciosa. Nosotros no somos tan senderos, pero tambien la gozamos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que es una ruta imprescindible para todos los biker logroñeses, aunque bajes por otro sitio que no sea esta senda tan dificil. La subida, el hayedo y las vistas desde San Tirso merecen la pena siempre.

    Nos vemos.

    ResponderEliminar