No te lo pierdas:

Finde MTB 22-24 sep: Bosques de Cameros

El otoño ya se acerca y desde Biciorama  os invitamos a disfrutarlo con nosotros en los bosques y sendas de cameros: Para el fin ...

viernes, 29 de junio de 2012

Sendas de Toloño

Tras las dos últimas rutas conquistando dosmiles (cebollera y urbión), parecía que la progresión me pedía completar el trío con el San Lorenzo, pero la cabeza prefería algo menos exigente para recuperarnos, así que nos fuimos a otra más modesta pero muy conocida cumbre riojano-alavesa: el toloño.


Tenía ganas desde hacía tiempo de rodar por allí, y este pasado finde cumplimos con la esperada visita a esta zona de la sierra. Salimos de la ermita de San Ginés, en Labastida, y por pistas buenas pero cada vez más duras vamos cogiendo altura rápidamente directos hacia las cumbres.


Tras superar los tramos de pista más duros, con pendientes imposibles para los mortales, llegamos a los restos de la ermita del humilladero, desde dónde se coge una senda que continúa en fuerte subida...


Es dificil subir sin echar el pie, nosotros lo hicimos en varias ocasiones, aunque si estás muy fuerte quizá se pueda evitar...


Pronto estamos en las ruinas del antiguo monasterio, dónde paramos a descansar con grandes vistas al valle.


Continuamos la ruta adentrándonos en los llanos del toloño, y por sendas nos dirigimos a una de las cimas de este macizo.


Otro tramo de subida duro y sobre todo técnico, y nos plantamos en la cima falsa del toloño.



Había mucha gente por la zona, cómo se nota la popularidad de este monte y la afición a la montaña de los vascos y riojalteños. Aprovechamos para pedir a un senderista que nos sacases una foto de grupo en la cima, y así salió...


Otra parada en la cima a recrearnos en las vistas y ya pensando en la bajada, que vamos a hacer por una senda que por la cara norte nos dirige hacia Berganzo. Comienza bajando de la cima hacia las praderas...


Y después atraviesa un pequeño hayedo que dejamos atrás junto a la mole de piedra en la que hemos estado subidos.


Sin gran dificultad vamos bajando siguiendo la senda que no está muy marcada y que tiene tramos algo cerrados de vegetación (nada muy molesto).


Tras pasar unas praderas y continuar entre matorral, cruzamos algún bosque dónde nos sorprende uno de los pocos pasos técnicos con un buen escalón.


La senda sale a una pista ancha y aunque desde aquí todavía continua bajando hacia Berganzo, nosotros seguiremos la pista hacia el oeste para ir rodeando la sierra.


Vamos empalmando pistas en buen estado y con más bajadas que subidas regresamos a la cara sur de las peñas.


Para acabar bien la ruta, subimos un poco por la misma pista del inicio hasta alcanzar una senda pedregosa y algo técnica que nos bajará hasta casi el punto de partida.



Una bonita y divertida vuelta al Toloño para ir conociendo la zona, que la verdad es que es muy buena  para disfrutar de la montaña, seguro que volveremos.

Track. Dificultad media-alta (zonas puntuales). Algunos pasos dificilmente ciclables en subida, la senda de bajada algo sucia a tramos. Duración: 3 - 4 horas.


sábado, 23 de junio de 2012

URBIÓN al completo: Pico, lagunas, cascadas, tejos y senda.

El pasado domingo llegó el día, tras mucho tiempo soñándolo, pensándolo, viendo a otros que lo hicieron antes, y esperando la ocasión perfecta, pude completar LA RUTA, la vuelta al urbión.


Me acompañará Fran, el único valiente que respondió a mi convocatoria y al que agradezco su compañía y su esfuerzo a pesar de no estar fino. Y es que esta es una ruta dura y que requiere estar preparado físicamente y saber que la ciclabilidad no es buena, pero los paisajes recompensan en este final de primavera.


Salimos prontito desde el área recreativa "La Vega", en la carretera que une las Viniegras, remontándo tranquilamente esta carretera junto al río urbión primero y al ormazal después, hasta llegar a Viniegra de Arriba.


 Para evitar subir por la carretera hasta la pista de cumbreo, en Viniegra seguiremos el barranco del arrollo Penilla, que comienza por una buena pero dura pista.


Dejamos a mano izquierda unas rodadas de todoterrenos que suben por el pinar con gran pendiente y que podrían servir para alcanzar la pista, pero decidimos seguir por la orilla del arrollo a ver que tal...


El camino se acaba y continuamos por las sendas de animales que hay por la ladera. Al principio se rodaba bien, pero cuando aparecen las piedras la cosa se complica y toca empujar varios tramos hasta alcanzar las praderas de la parte superior del barranco. Aquí empiezan nuestros problemas mecánicos que nos retrasarían varias veces...

Buenas vistas a toda la subida en esta parada obligada.
Seguimos ya por praderas duras hasta alcanzar la pista, por la que continuaremos mucho más rápidos hasta el cordal que separa La Rioja de Soria.


Aquí cogemos la línea de cumbres y no nos separaremos de ella hasta alcanzar el mismo pico urbión, el cual se deja ver sobresaliendo al fondo.


Tras pasar el mojón de los tres términos ("las tres uves" le llamo yo, el que lo ha visto sabrá por qué), el camino se convierte en una senda que obliga a darlo todo en los tramos empinados.


Subimos muy lentos y con paradas de vez en cuando para respirar o por algún paso complicado, y es que la senda te obliga a emplearte a fondo por lo rota que está.


Poco a poco cogemos altura, nos lo tomamos con filosofía y paciencia, disfrutando del entorno. Pasamos un tramo muy bonito sobre las hoyas del revinuesa y las características peñas que las flanquean.


Ya vemos cerca el objetivo, pero la senda sigue siendo muy dura y rota!


Tras otro calentón y algo de pateo, la senda pasa una loma y nos deja un tramo de bajada cortito para aliviar las piernas...


Afrontamos el último tramo de subida ya sabiendo que estamos muy cerca...


...pero también sabiendo que queda la inevitable parte de bici al hombro.


Es corto el porteo y apareces en la explanada que da acceso a la cima, junto al característico arco de piedra, el altar, etc. Ya hemos subido y estamos animados, nos dedicamos a comer y descansar un buen rato junto a los muchos senderistas que hay por allí, aunque a mi me tocó hacer de aguador y bajar a la fuente del duero a por agua.


Tras un buen descanso al abrigo del fuerte viento que soplaba, afrontamos el resto de la ruta, empezando por la subida a la cima para hacer cumbre. Desde aquí aprovechamos para visualizar e imaginar la bajada que nos espera: primero a la laguna urbión:


Y luego por el largo valle:


Para bajar, rodeamos la cima por el sur, aunque recomiendo seguir bien el track, porque nosotros nos desviamos y nos costó bastante recuperarlo, teniendo que empujar la bici y destrepar durante un buen rato. Salimos a la cresta que rodea la laguna y la vamos siguiendo, siempre de forma lenta pero en general ciclable. Las vistas hacia soria son inmensas:


Un tramo de destrepe a pie y se puede continuar por sendas dificiles a buscar nuestro punto de acceso a la laguna. Aquí también recomiendo seguir el track de forma estricta, porque igualmente nos desviamos un poco y nos costó recuperar el sitio. La bajada tiene tramos a pie, aunque yo me montaba siempre que podía y más de la mitad la hice sobre la bici:


Nos acercamos a la laguna a parar y verla de cerca, aprovechando para refrescarnos.


Desde la laguna comienza una bajada que hay que tomarse con filosofía, la ciclabilidad es muy dificil y los pasos a pata se repiten tras cada tramo montado.


Se baja muy lento y hay que trabajarselo, pero el paisaje nos va dejando buenas postales, como la que os enseñé en primer lugar.


Lentamente vamos bajando y tras esta cascada nos acercamos a otro hito de esta mítica senda: los dos tejos centenarios (más de 900 y 700 años respectivamente), supervivientes a siglos de pastoreo intensivo por estas tierras (más info: Tejos de Urbión).


La senda en esta parte sigue siendo muy técnica y trabada, con algunos pasos a pie, pero es la escusa perfecta para pararse a ver otra serie de cascadas muy vistosas:


La senda todavía es dificil e incluso nos obliga a un últmo tramo de bici al hombro hasta coronar una loma muy cerca ya del refugio de hoyo bellido. Desde este punto ya conocemos la senda de nuestras anteriores incursiones por aquí, por lo que sabemos que ya si que es ciclable casi por completo y mucho más rápida que lo que hasta ahora ha sido.


La senda ahora es para cogerla con fuerzas y pedalearla, pero ya llevamos mucho encima y nos dedicamos a dejarnos llevar durante los casi 9 km que hay desde el refugio hasta la carretera.


Ha sido un día muy largo de bici y montaña que no sabemos si repetiremos, pero que recordaremos por muchos años. Una locura hecha realidad, un sueño cumplido.

Desde aquí agradecer a Fran por haberme acompañado y por haber aguantado esta paliza, y también por todas las fotos que me hizo (todas las fotos que sale la bici verde). Podéis ver muchas más fotos aquí: Viniegra - Urbión.

Track. Dificultad muy alta. Ciclabilidad discontinua en las sendas de subida y en los primeros kilómetros de bajada, con algunos tramos de porteo. Duración de 8 a 10 horas. Recomendable sólo si estás física y técnicamente muy bien. La mejor época sin duda es entre finales de mayo y mediados de junio.

sábado, 16 de junio de 2012

Paraiso Natural de Cebollera: hoyos del iregua, pico cebollera y el arrollo de Puente Ra.

Para el día de San Bernabé había que plantear una buena ruta que hiciese honor a nuestro patrón, y aunque la elegida inicialmente era otra, la meteo se encargó de hacerme cambiar el plan... pero no pudo impedir que disfrutasemos de una gran mañana de bici en nuestra "pequeña alta montaña".


Hoy me acompaña Diego, de los "ORBTT", quien en cuanto nombré "cebollera" me dijo que se apuntaba sin duda. Yo no he rodado mucho la zona pero le tenía ganas, el track lo tenía ya dibujado desde hace un año esperando un día apropiado de primavera... y aunque este lunes no lo parecía si nos dejó disfrutar la zona.


Salimos del área recreativa del achichuelo y primero por asfalto, y luego por una pista buena vamos cogiendo altura entre bosques de pinos mezclados con hayas. La pista sin tener grandes pendientes se hace durilla, subimos sin relajarnos yo creo que por las ganas de llegar a la dónde la ruta empieza "de verdad". Tras aproximadamente una hora de ruta llegamos al cruce de caminos en el que dejamos la pista principal para coger la que sube hacia el refugio de cazadores junto a los hoyos del iregua. Otro tramo de pista y antes de llegar al refugio abandonamos el camino para por praderas buscar los hoyos...

Foto de Diego.
Aquí el paisaje ya es muy bonito y rodar entre los hoyos, sus arroyos y por la espesa hierba es muy gratificante. Desde esta zona, vamos a ir juntando varias explandas con hoyos para ir aproximándonos a las cumbres. De esta primera pradera salimos por una dura pendiente y al entrar en el pinar descendemos un tramo corto y técnico.


Aparecemos en otra gran paradera con su característico relieve glaciar: llanura con lagunas rodeada de laderas empinadas... no son tan espectaculares como los ibones del pirineo, pero merece la pena adentrarse por estos parajes.


Y en esa foto vemos enfrente el collado a dónde debemos subir, queda claro que tocará dejase los riñones, pero con fuerza y ganas, se sube prácticamente todo montado, dejándonos desde arriba una buena vista de nuestro trayecto hasta aquí.


Este tramo era el que yo pensaba que íbamos a tener que empujar la bici, pero no ha sido así exceptuando un par de puntos concretos. Todo una satisfacción poder moverse por aquí sobre nuestras burras, y cómo ya llevamos un buen rato de ruta, paramos en este collado a comer algo en un pequeño refugio de piedras. Para salir de allí, una senda nos descenderá a las siguientes lagunas, igualmente encajadas entre las paredes de la sierra.


Rodamos junto a las lagunas y por sendas de animales vamos ladeando la montaña, buscando la línea de cimas en su punto más bajo, siendo todo este trayecto ciclable sin problemas.

Foto de Diego.
Por esta zona, el cumbreo sigue una senda algo desdibujada que sin problemas seguimos hacia el este, dejando atrás los hoyos y el castillo de vinuesa sobre ellos.


Cuando las cumbres se abren nos dejan grandes vistas al parque de cebollera, el valle del iregua y mucho más allá, pudiendo distinguir gran parte de nuestras cimas más destacadas. Buena escusa para descansar.


La senda se pone más dificil por los alrededores del pico Santocenarrio (según el sigpac, santosonario según Medikat). En esta zona la ciclabilidad es dificil por las rocas, pero el paisaje es bonito y aunque te hace desmontar de vez en cuando no es muy molesto.


Foto de Diego.
En las inmediaciones de este pico paramos a descansar y admirar las vistas, imponentes en esta zona.

Foto de Diego.
Tras salir de la zona del pico y continuar por la cumbre, volvemos a parar pronto a asomarnos a uno de los dos grandes circos que se abren bajo nuestros pies, espectacular.


La senda ahora se pone dura, muy dura. Vemos como sube por la ladera y sufrimos para poder continuar montados, algo que con esfuerzo y algunas paradas vamos consiguiendo.


 Este cuestón nos deja en el pico Telégrafo, penúltima cima de hoy. Dede allí, otro tramo de bajada siguiendo unas rodadas de todoterreno y otra subida dura, pero menos que la anterior, y estamos en la cumbre de hoy y de toda esta sierra: Cebollera.

Haciendo cumbre en cebollera, 2.141 m. Foto de Diego.
Diego llegando a la cumbre.
Merecido descanso al abrigo de la pila de rocas de esta cumbre, protegidos de un viento fuerte que ha sido de ayuda para llegar hasta aquí arriba montados, ya que nos empujaba notablemente a nuestro favor. Además parece que la meteo está de nuestra parte ya que vemos asomar el sol casi por primera vez en toda la ruta. Con esta buena noticia toca ahora bajar, y lo haremos por el camino que viene directo desde el valle... empezando campo a través para buscarlo, con mucho desnivel que bajar.


Encontramos el camino sin problemas y nos dejamos caer disfrutando de las vistas.


La bajada es larga pero muy rápida ya que no tiene mucha dificultad, y en poco rato estamos a los pies de hoyo mayor, otra bonita zona de lagunas y arroyos desde donde nace "Puente Ra".

Foto de Diego.
Tras salir a la pista principal del parque nos dirigimos a buscar el postre de esta gran ruta: las cascadas del citado Arroyo de Puente Ra. Dejamos la pista para por una senda marcada con hitos bajar directos hacia el fondo del valle.


Tras un tramo de praderas dificil en el que hay que pedalear entre rocas, la senda se mete en el hayedo ya en descenso, dejándonos un tramo precioso y divertidísimo.

.
Foto de Diego.
La senda acaba junto al río, y tras cruzarlo con cuidado y andar unos metros nos plantamos en el final de la pista de las cascadas, parada obligatoria.


Foto de Diego.
Si el día hubiese sido mas caluroso el baño no nos lo quita nadie... pero no era el caso así que tras disfrutar de la zona, terminamos bajando al punto de partida por la pista, cruzando el puente que da nombre a este río, "el puente Rada".

Gran ruta en uno de nuestro pequeños paraisos de montaña, directa a mis favoritos. Podéis ver más fotos aquí.

Track. Dificultad técnica media - alta (ver descripción por tramos). Puntos concretos no ciclables. Duración: 5-7 horas. Perfecta al final de primavera.

.